sábado, 2 de diciembre de 2006

CATEQUESIS DE CONFIRMACION/ TEMAS

RESUMEN DE LA DOCTRINA CATOLICA

Un plan para la vida

Unos buenos propósitos que te llevarán a tratar continuamente a Dios y a cumplir con tus obligaciones de familia, en el trabajo, con la sociedad y todo con una enorme alegría.


• La Oración

• Días de Penitencia

• Las Indulgencias

¿Qué son las indulgencias? ¿Qué es la "remisión temporal" de las penas? ¿Qué es "lucrar"? Una guía básica sobre las indulgencias.


• Obras de Misericordia

• Llamada a la Santidad

• Los 10 Mandamientos de la Ley de Dios

• Lo que todo católico debe creer

• Virtudes Teologales

• Los Mandamientos de la Iglesia

• Dones del Espíritu Santo

• Virtudes Cardinales

• Frutos del Espíritu Santo

• Bienaventuranzas

• Sacramentales

• Los 7 Sacramentos de la Iglesia

• Pecados Mortales y veniales

• Pecados contra el Espíritu Santo

• Pecados que Claman al Cielo




LOS TEMAS MAS IMPORTANTES DE DOCTRINA CATÓLICA. www.encuentra.com


1. Existencia de Dios
La existencia de Dios es la verdad fundamental de la religión, el punto de partida. No tendría siquiera sentido hablar de la fe, de la religión o del dogma sin antes dejar sentada esta verdad.

2. La revelación sobrenatural
La Revelación es absolutamente necesaria para conocer el orden sobrenatural, al que Dios se dignó elevarnos.

3. La Fe sobrenatural
La fe es la respuesta o aceptación del hombre a todo aquello que Dios le ha revelado.
4. La naturaleza de Dios y Su obrar
La manera que tenemos de conocer a Dios y su acción.

5. La Santísima Trinidad

6. La Creación

7. La elevación y la caída

8. El Verbo Encarnado I
Otros artículos y secciones

9. El Verbo Encarnado II

10. La Redención

11. Resurrección, Ascensión y Segunda Venida de Jesús
Jesús resucitado, después de haberse entretenido con sus discípulos durante cuarenta días se sustrajo plena y definitivamente a las leyes del tiempo y del espacio, para subir al cielo.

12. El Espíritu Santo

Jerarquía de la Iglesia, comunión y perdón
Todo lo que quieres saber sobre la fundación de la Iglesia, su naturaleza, fines y organización.

14. Historia de la Iglesia
Una rápida mirada al periodo que abarca dos mil años aproximadamente, desde Pentecostés hasta nuestros días.

15. La Iglesia y el Estado

La Vida Eterna
Al fin del mundo los hombres resucitarán y habrá una vida futura distinta a la presente.



DIFERENTES FORMAS DE ATEISMO. www.encuentra.com


Dios y las Ciencias

El 22 de noviembre de 1951, SS el Papa Pío XII pronuncia un discurso ante la Pontificia Academia de Ciencias que iba a marcar un importantísimo precedente en torno al tema que hoy nos ocupa, esto es, las pruebas de la existencia de Dios ante la luz de las ciencia natural moderna.



Dios y el misterio del mal
Ante tantos problemas, ¿por qué no interviene Dios? ¿De dónde vienen todos estos males?



La experiencia del mal y la idea de Dios
Si hay Dios, ¿por qué existe el mal y el sufrimiento?






TEOLOGIA MORAL: NOCIONES GENERALES

Los Mandamientos de la ley de Dios


La Teología Moral ayuda al hombre a guiar sus actos, por lo tanto, es una ciencia eminentemente práctica.
Los actos humanos
Los actos humanos son aquellos que proceden de la voluntad deliberada del hombre; es decir, los que realiza con conocimiento y libre voluntad.

La Ley Moral
Ley Moral es el conjunto de preceptos que Dios ha promulgado para que, con su cumplimiento, la criatura racional alcance su fin último sobrenatural.
La conciencia
La conciencia es una realidad de experiencia: todos los hombres juzgan, al actuar, si lo que hacen está bien o mal.

El pecado
El pecado, según San Agustín, es toda palabra, acto o deseo contra la ley de Dios.
Los mandamientos de la Ley de Dios
La voluntad de Dios se cumple primariamente en la observancia de los mandamientos que son el camino para salvarse.

Primer Mandamiento
Además de ser el primer precepto divino, este mandamiento de alguna manera los incluye a todos: cualquier transgresión a la ley de Dios viene precedida por la carencia de amor a Él.

Segundo Mandamiento
El Segundo Mandamiento de la ley de Dios se cumple honrando el nombre de Dios.
Otros artículos y secciones

Tercer Mandamiento
La celebración del domingo cumple la prescripción moral, inscrita en el corazón del hombre, de dar a Dios un culto exterior, visible, público y regular.

Cuarto Mandamiento
Este mandamiento comprende, no sólo los deberes de los hijos con sus padres, y de los inferiores con los superiores, sino también de los padres hacia los hijos y de los superiores hacia los inferiores.

Quinto Mandamiento
La vida es un bien, y el más alto en el orden natural. Sólo Dios da la vida; sólo Dios puede tomarla.

Sexto y Noveno Mandamiento
La vida cristiana es una lucha: porque nuestras facultades inferiores se inclinan con fuerza hacia el placer, mientras que las superiores tienden hacia el bien honesto.

Séptimo Mandamiento
Este mandamiento ordena hacer buen uso de los bienes terrenos, y prohíbe todo lo que atente a la justicia en relación a esos bienes.

Octavo Mandamiento
El Octavo Mandamiento prescribe los deberes relativos a: la veracidad, el honor y la fama del prójimo.

Décimo Mandamiento
Prohíbe el deseo de quitar a otros sus bienes, de adquirirlos por medios injustos, o de usar de ellos de modo contrario a la recta razón.

Los mandamientos de la Iglesia
Para facilitarnos el cumplimiento de la ley de Dios, la Iglesia ha determinado algunas obligaciones del cristiano, que se conocen como Mandamientos de la Iglesia.

Iglesia: Primer Mandamiento
Oír Misa entera los domingos y fiestas de precepto.

Iglesia: Segundo Mandamiento
Confesar los pecados mortales al menos una vez al año.

Iglesia: Tercer Mandamiento
Comulgar una vez al año, por Pascua.

Iglesia: Cuarto Mandamiento
Hacer penitencia cuando lo manda la Iglesia.

Iglesia: Quinto Mandamiento
Socorrer a la Iglesia en sus necesidades.



CURSO DE CONFIRMACION. www.encuentra.com



I. Los Sacramentos en general
Primera Parte: Estudio del Signo Sacramental.
Los sacramentos son signos eficaces de la gracia, instituidos por Cristo y confiados a la Iglesia.



II. La Gracia Divina
Primera Parte: Estudio del Signo Sacramental.
En sentido general, se entiende por gracia todo beneficio que Dios otorga.



III. El Sacramento del Bautismo
Primera Parte: Estudio del Signo Sacramental.
¿Por qué resulta oportuno estudiar el sacramento del Bautismo en un curso de preparación a la Confirmación?


IV. El Sacramento de la Confirmación
Primera Parte: Estudio del Signo Sacramental.
La Confirmación perfecciona la gracia bautismal.



V. El Sacramento de la Eucaristía
Primera Parte: Estudio del Signo Sacramental.
¿Por qué se estudia el sacramento de la Eucaristía en un curso de preparación a la Confirmación?


VI. El Sacramento de la Penitencia
Primera Parte: Estudio del Signo Sacramental.
Penitencia o reconciliación es uno de los siete sacramentos de la Nueva Ley instituidos por Jesucristo.



VII. Dios, Trino en Personas
Segunda Parte: Estudio del Espíritu Santo.
La Santísima Trinidad es el mayor de todos los misterios de la fe.


VIII. El Espíritu Santo y Su Acción Santificadora
Segunda Parte: Estudio del Espíritu Santo.
El Espíritu Santo es persona real.
Otros artículos y secciones


IX. Los Dones del Espíritu Santo
Segunda Parte: Estudio del Espíritu Santo.
El sacramento de la Confirmación otorga al bautizado una intensificación de los dones del Espíritu Santo.







3. EL SACRAMENTO DE LA CONFIRMACION.www.encuentra.com
3.1 Noción

3.2 La confirmación, sacramento de la Nueva Ley

3.3 El signo externo de la confirmación
3.3.1 La materia
3.3.2 La forma

3.4 Efectos de la confirmación

3.5 Necesidad de recibir el sacramento

3.6 El ministro de la confirmación

3.7 El sujeto de la confirmación

3.8 Los padrinos de la confirmación



--------------------------------------------------------------------------------

3. EL SACRAMENTO DE LA CONFIRMACION

3.1 NOCION

La confirmación es el sacramento que da el Espíritu Santo para enraizarnos más profundamente en la filiación divina, incorporarnos más firmemente a Cristo, hacer más sólido nuestro vínculo con la Iglesia, asociarnos todavía m s a su misión y ayudarnos a dar testimonio de la fe cristiana por la palabra acompañada de las obras (Catecismo, 1316).

Por implicar perfección y consumación de la gracia y el carácter del bautismo, este sacramento forma parte de la iniciación cristiana. Confirmar significa afirmar o consolidar, y por ello la confirmación lleva a su plenitud lo que en el bautismo era sólo inicio. Particularmente luego de la recepción de este sacramento, la misión del cristiano ser más activa que pasiva, en consideración de dicha plenitud: misión eminentemente apostólica, donde se continúa de algún modo la gracia de Pentecostés.
Por esta razón, sólo los confirmados pueden ser padrinos de bautismo, o recibir las sagradas órdenes.


La confirmación es para nosotros lo que Pentecostés fue para los Apóstoles.

Luego de haber dado Jesucristo el Espíritu Santo a los Apóstoles (cfr. Jn. 20, 22), éstos permanecían tímidos, ignorantes e imperfectos. Dios procede por grados en la comunicación de sus dones. Los Apóstoles tenían ya el Espíritu Santo, pero no habían recibido aún la fortaleza para confesar la fe y transmitirla: ésta la recibieron el día de Pentecostés. También nosotros recibimos por primera vez al Espíritu Santo en el bautismo, recibiendo luego, la plenitud de sus dones, en la confirmación.
3.2 LA CONFIRMACION, SACRAMENTO DE LA NUEVA LEY
Este sacramento, como todos los otros, fue instituido por Jesucristo, pues sólo Dios puede vincular la gracia a un signo externo. Sin embargo, no consta en la Sagrada Escritura el momento preciso de la institución, aunque repetidas predicciones de los profetas relativas a una amplia difusión del Espíritu divino en los tiempos mesiánicos (cfr. Is. 58, 11; Ez. 47, 1; Joel 2, 28, etc.), el reiterado anuncio por parte de Cristo de una nueva venida del Espíritu Santo para completar su obra, y la misma acción de los Apóstoles hacen constar la institución de un sacramento distinto del bautismo.

Así, por ejemplo, los Hechos de los Apóstoles nos refieren que, habiendo sido enviados Pedro y Juan a los samaritanos, hicieron oración por ellos a fin de que recibiesen el Espíritu Santo porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente estaban bautizados en el nombre del Señor Jesús. Entonces les imponían las manos y recibían el Espíritu Santo (Hechos 8, 14; véase también Hechos 19, 6; Heb. 6, 2; etc.). Es claro que, desde el primer momento de la predicación apostólica, se confería este sacramento, instituido por Jesucristo.
Por no aparecer explícitamente el momento de la institución de la confirmación, los protestantes rechazaron este sacramento como carente de fundamento bíblico. Contra ellos, el Concilio de Trento hizo la siguiente declaración: Si alguno dijere que la confirmación de los bautizados es ceremonia ociosa y no verdadero y propio sacramento, sea anatema (Dz. 871). Santo Tomás enseña que Cristo instituyó el sacramento prometiendo que se verificaría luego de su Resurrección y Ascensión a los cielos, esto es, después que el Espíritu Santo viniera sobre los Apóstoles el día de Pentecostés, pues sólo entonces recibirían la plenitud del Espíritu (cfr. S. Th. III, q. 72, a. 1, ad. 1).
3.3 EL SIGNO EXTERNO DE LA CONFIRMACION

Al administrar la confirmación, la Iglesia repite esencialmente la sencilla ceremonia que relatan los Hechos de los Apóstoles (19, 1 a 6), añadiendo algunos ritos que hacen más comprensible la recepción del Espíritu Santo y los efectos sobrenaturales que produce en el alma.

Así lo expresa, por ejemplo, la siguiente oración que antecede a las palabras de la forma: Oremos, hermanos, a Dios Padre Todo poderoso, y pidámosle que derrame el Espíritu Santo sobre estos hijos de adopción, que renacieron ya a la vida eterna en el bautismo, para que los fortalezca con la abundancia de sus dones, los consagre con su unción espiritual, y haga de ellos imagen perfecta de Jesucristo.
3.3.1 La materia
La materia de la confirmación es la unción con el crisma en la frente, a la que se añade la imposición de las manos del Obispo.

Por crisma se entiende la mezcla de aceite de oliva y de bálsamo, consagrada por el obispo el día de Jueves Santo. Se entiende por bálsamo el líquido aromático que fluye de ciertos árboles y que, después de quedar espesado por la acción del aire, contiene aceite esencial, resina y ácido benzoico o cinámico.
Así como la materia del bautismo el -agua- significa su efecto propio -lavado-, la materia de la confirmación aceite, usado desde la antigüedad para fortalecer los músculos de los gladiadores, es símbolo de fuerza y plenitud. El confirmado podrá con el sacramento cumplir con valentía su misión apostólica. El bálsamo, que perfuma el aceite y lo libra de la corrupción, denota el buen olor de la virtud y la preservación de los vicios.

El rito esencial es la crismación en la frente, no la imposición de las manos (cfr. AAS 64 (1972), p. 526).

3.3.2 La forma
La forma de la confirmación consiste en las palabras que acompañan a la imposición individual de las manos, imposición que va unida a la unción en la frente.

El Ordo Confirmationis (22-VIII-71) indica que las palabras son: "Recibe el signo del Don del Espíritu Santo".
Lo mismo que al soldado se le dan las armas que debe llevar en la batalla, así al confirmado se le signa con la señal de la cruz en la frente, para significar que el arma con que ha de luchar es la cruz, llevada no sólo en su mano o sobre su pecho, sino sobre todo en su propia vida y conducta.


3.4 EFECTOS DE LA CONFIRMACION
De la celebración se deduce que el efecto del sacramento es la efusión plena del Espíritu Santo, como fue concedida en otro tiempo a los apóstoles el día de Pentecostés (Catecismo, 1302).

Por este hecho, la Confirmación confiere crecimiento y profundidad a la gracia bautismal:

- nos introduce más profundamente en la filiación divina que nos hace decir ‘Abb , Padre’ (Rm. 8,15);
- nos une más firmemente a Cristo;
- aumenta en nosotros los dones del Espíritu Santo;
- hace más perfecto nuestro vínculo con la Iglesia;
- nos concede una fuerza especial del Espíritu Santo para difundir y defender la fe mediante la palabra y las obras como verdaderos testigos de Cristo, para confesar valientemente el nombre de Cristo y para no sentir jamás vergüenza de la cruz (Id., n. 1303).

Otro efecto de la confirmación es que imprime en el alma una marca espiritual indeleble, el ‘carácter’, que es el signo de que Jesucristo ha marcado al cristiano con el sello de su Espíritu revistiéndolo de la fuerza de lo alto para que sea su testigo (cfr. Lc. 24, 48-49) (Id., n. 1304).

El ‘carácter’ perfecciona el sacerdocio común de los fieles, recibido en el Bautismo, y el confirmado recibe el poder de confesar la fe de Cristo públicamente, y como en virtud de un cargo (quasi ex officio) (Id., n. 1305).

3.5 NECESIDAD DE RECIBIR EL SACRAMENTO

En el inciso 2.5 se explicó que el bautismo es el único sacramento absolutamente necesario para la salvación. La confirmación, pues, ser necesaria sólo de modo relativo; es decir, que se requiere no absolutamente para salvarse, sino sólo para llegar a vivir con plenitud la vida cristiana.

El derecho vigente prescribe a todos los fieles la obligación de confirmarse en el tiempo oportuno (cfr. CIC, c. 890), por lo que, si se dejara de recibir por menosprecio o negligencia, se pecaría gravemente (cfr. Conc. de Constanza, Dz. 669).


3.6 EL MINISTRO DE LA CONFIRMACION

"El ministro ordinario de la confirmación es el Obispo; también administra válidamente este sacramento el presbítero dotado de facultad por el derecho común o concesión peculiar de la autoridad competente" (CIC, c. 882).

Magisterio de la Iglesia, cfr. Dz. 419, 424, 465, 572, 608, 697, 873 y 2147; CIC, n. 1313.
Si un cristiano está en peligro de muerte, cualquier presbítero debe darle la Confirmación (cfr. CIC, can. 883, 3). En efecto, la Iglesia quiere que ninguno de sus hijos, incluso en la m s tierna edad, salga de este mundo sin haber sido perfeccionado por el Espíritu Santo con el don de la plenitud de Cristo (Catecismo, n. 1314).

3.7 EL SUJETO DE LA CONFIRMACION

El sujeto de la confirmación es todo bautizado que no haya sido confirmado.

También los niños pueden recibir válidamente este sacramento y, si se hallan en peligro de muerte, se les debe administrar la confirmación.

Aunque el niño bautizado que aún no llega al uso de razón se salvaría sin confirmarse, la conveniencia de recibir este sacramento resulta de la infusión de un estado más elevado de gracia, al que corresponde un estado más elevado de gloria (cfr. S. Th. III, q. 72, a. 8, ad. 4).
Ahora bien, considerando el fin de este sacramento convertir al bautizado en esforzado testigo de Cristo es más conveniente administrarlo cuando el niño ha llegado al uso de razón, es decir hacia los siete años de edad (cfr. CIC, c. 891).
Para que el confirmado con uso de razón reciba lícitamente el sacramento, ha de estar convenientemente instruido, en estado de gracia, y ha de ser capaz de renovar las promesas del bautismo.

La preparación para la Confirmación debe tener como meta conducir al cristiano a una unión más íntima con Cristo, a una familiaridad más viva con el Espíritu Santo, su acción, sus dones y sus llamadas, a fin de poder asumir mejor las responsabilidades apostólicas de la vida cristiana. Por ello, la catequesis de la Confirmación se esforzar por suscitar el sentido de la pertenencia a la Iglesia de Jesucristo (Catecismo, n. 1309).


3.8 LOS PADRINOS DE LA CONFIRMACION

Aun sin ser imprescindible sobre todo si se trata de un adulto, conviene que el confirmado tenga un padrino a quien corresponde procurar que el sujeto se comporte como verdadero testigo de Cristo y cumpla fielmente las obligaciones inherentes al sacramento (CIC, c. 892).

Las condiciones que ha de reunir el padrino de la confirmación son las mismas que se piden para el padrino de bautismo (ver 2.8). Incluso conviene que sea el mismo que para el bautismo, a fin de subrayar la unidad entre los dos sacramentos (Catecismo, n. 1311).
A los padrinos les compete con más razón si son los mismos que en el bautismo colaborar en la preparación de los confirmados para recibir el sacramento, y contribuir después con su testimonio y con su palabra a la perseverancia en la fe y en la vida cristiana de sus ahijados.
Su tarea es de suplencia respecto a la obligación primordial de los padres, pero no por eso su misión carece de importancia.







CATEQUESIS SOBRE JESUS. www.encuentra.com




Edad de Jesucristo
Los datos fundamentales sobre las fechas de su nacimiento, muerte y resurrección.
Jesús en la Historia
¿Qué dijeron de Jesús los historiadores que vivieron en su época?

Humanidad de Jesucristo
Jesús, verdadero Dios y verdadero hombre. ¿Por qué creemos en él? ¿Qué significado tuvieron sus milagros?
La Divinidad de Jesucristo
Los evangelistas escriben desde su fe en que Jesús es Hijo de Dios. Así lo afirma Marcos al principio de su Evangelio, y San Juan al final del suyo.

Los milagros
Jesucristo demostró con sus milagros que lo que decía era verdad: porque sólo con el poder de Dios se pueden hacer milagros. El milagro supera las leyes de la Naturaleza, y esto sólo puede hacerse con el poder de Dios.
Fe en Cristo
La fe personal en Jesucristo es la aceptación de su propio testimonio hasta la adhesión y la entrega total a su divina Persona




INTRODUCCION A LA LECTURA DE LA BIBLIA. www.encuentra.com


Un documento introductorio a la lectura de la Biblia de gran valor para quienes buscan una guía, breve pero completa, sobre el origen de las Escrituras, el contexto histórico, contenido, posible orden de lectura, claves de interpretación
Guía para leer las Sagradas Escrituras

Presentamos algunas claves para entender que no se trata de un escrito cualquiera puesto que estamos frente a un misterioso diálogo en donde Dios habla y cada uno de nosotros escuchamos y damos una respuesta.

Biblia: Preguntas Frecuentes

En 45 preguntas básicas presentamos un recorrido sobre los temas fundamentales que todo católico debe saber acerca de las Sagradas Escrituras.
Biblia y revelación
Es muy claro que el hombre busca a Dios. Todos los hombres, en todos los tiempos, buscamos a Dios. Sin embargo, la religión católica es distinta, porque nos enseña a Dios que busca al hombre, y al buscarlo le va enseñando quién es.

Autores de la Biblia

Dios es el autor fundamental de la Biblia pero fue tarea de hombres inspirados por el Espíritu Santo ponerla por por escrito.
Geografía y Tradición Oral

Un conocimeinto básico de la geografía e historia de este país y el papel fundamental

Biblia e Inspiración

Si entendemos correctamente el sentido de la inspiración, que los hombres que las escribieron impregnaron en ellas mucho de ellos mismo, y al mismo tiempo nos están transmitiendo lo que Dios quiere decirnos.
La Biblia interpretada por la Iglesia

El juicio del Magisterio de la Iglesia sobre el significado de toda la Biblia y de cada una de sus partes es criterio único, que todo fiel cristiano debe acatar y seguir.
Otros artículos y secciones

Versiones de la Biblia en español

¿Qué versión de la Biblia es mejor? Un recorrido por las diferentes traducciones de la Biblia en español.

La historia de la Biblia

Esta rápida ojeada a la historia de la elaboración de los libros bíblicos nos facilita descubir el "misterio" de su origen y nos lleva a concluir que las Escrituras santas no fueran redactadas "de un tirón", sino elaboradas durante centenas de años.

El lenguaje Bíblico

Como todo libro, la Biblia tiene su lenguaje. Los autores sagrados utilizan una forma literaria para comunicarnos su pensamiento, sus ideas. El conocimiento del lenguaje bíblico es importante, porque nos ayuda a entender lo que Dios quiere comunicarnos.

Idiomas en la Biblia

Una lengua es una cultura distinta, un modo diferente de concebir el mundo y la realidad. Percatarnos de este hecho es saber respetar la diversa mentalidad que hay en los libros.

Manuscritos de la Biblia

El material en el que se escribieron los libros de la Biblia, el trabajo de los copistas y la moderna arqueología nos enseñan la importancia de la historia de la escritura para entender mejor la Biblia.

Actitud ante la lectura Bíblica

La lectura de la Sagrada Escritura requiere una actitud de fe y un ambiente de oración para que de frutos abundantes en nuestra vida.

Entendiendo la Biblia

Una útil guía para conocer más a fondo el modo de obtener provecho de la lectura bíblica.

Una carta de Dios: Cómo leer la Biblia

Una interesante entrevista con el Dr. Francisco Varo, profesor de Sagrada Escritura de la Universidad de Navarra.

Uso y división de la Biblia

Es fundamental conocer la estructura básica de la Biblia para ubicarse correctamente en el contexto o para encontrar un versículo específico.

Contenido de los Libros Bíblicos

Conoce el contenido de los libros de la biblia en este útil resumen.







CÓMO HACER ORACIÓN


Aprende de una manera rápida y amena cómo hacer tu oración diaria con recomendaciones y ayudas prácticas.
Ya sabemos qué es la oración, qué debemos pedir y dónde es más adecuado hacer oración, llega la parte crucial: ¿Cómo se hace?

Estando en el lugar apropiado, “Entra en el aposento de tu alma; excluye todo, excepto Dios y lo que pueda ayudarte para buscarle; y así, cerradas todas las puertas, ve en pos de Él. Di, pues, alma mía, di a Dios: busco tu rostro Señor; Señor, anhelo ver tu rostro.” (San Anselmo de Canterbury, Proslogión, cap. 1)

Antes de hacer tu oración, determina cuánto tiempo vas a dedicarle. Algunos autores insisten en un tiempo fijo, lo cual puede estar muy bien. Para comenzar habría que dedicarle todos los días, sin excepción, diez minutos a Jesús. Él después hará lo demás.

Una vez que has determinado donde, cuándo y cuánto tiempo harás de oración ponte de rodillas (es un acto de sumisión y de reconocer lo poquito que somos frente a Dios, pero también puedes hacerlo de pie o sentado), deja que pasen algunos segundos para tranquilizarte y que tu mente esté despejada de lo que has hecho en el día y entonces ponte en presencia de Dios.

Para empezar tu oración, recuerda el orden y las cosas que debes y puedes pedir en la oración.

Puedes también tomar tu libro de lectura espiritual o las Sagradas Escrituras meditándolo y comentándolo con Dios en tu oración. "Meditar lo que se lee conduce a apropiárselo confrontándolo consigo mismo. Aquí, se abre otro libro: el de la vida. Se pasa de los pensamientos a la realidad. Según sean la humildad y la fe, se descubren los movimientos que agitan el corazón y se les puede discernir. Se trata de hacer la verdad para llegar a la Luz: "Señor, ¿qué quieres que haga?". (CEC 2706)

Si deseas material que pueda ayudarte a hacer tu oración, dale un vistazo a las Lecturas Espirituales.

Decir sinceramente: Señor, ¿qué quieres que haga?, supone hacer uno o varios propósitos prácticos que intentaremos vivir en las próximas horas. Esas resoluciones, díselas a Él y pídele ayuda para cumplir con lo que le prometes.

Procura acudir a María, nuestra Madre en tu oración. "Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros... " Con Isabel, nos maravillamos y decimos: "¿De dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí?" (Lc 1, 43). Porque nos da a Jesús su hijo, María es madre de Dios y madre nuestra; podemos confiarle todos nuestros cuidados y nuestras peticiones: ora para nosotros como oró para sí misma: "Hágase en mí según tu palabra" (Lc 1, 38). Confiándonos a su oración, nos abandonamos con ella en la voluntad de Dios: "Hágase tu voluntad". "Ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte". Pidiendo a María que ruegue por nosotros, nos reconocemos pecadores y nos dirigimos a la "Madre de la Misericordia", a la Virgen Santísima. Nos ponemos en sus manos "ahora", en el hoy de nuestras vidas. Y nuestra confianza se ensancha para entregarle desde ahora, "la hora de nuestra muerte". Que esté presente en esa hora, como estuvo en la muerte en Cruz de su Hijo y que en la hora de nuestro tránsito nos acoja como madre nuestra (cf Jn 19, 27) para conducirnos a su Hijo Jesús, al Paraíso. (CEC 2677)

Para terminar tu oración dale gracias a Dios desde el fondo de tu corazón y pídele a la Virgen que te ayude siempre.



¿Qué es la oración?
No podemos hacer oración bien si primero no sabemos qué es. Descubre la oración y qué es exactamente
A quién se hace la oración
No sólo se trata de hacer oración, sino de saber a quién nos dirigimos y por qué lo hacemos.

Qué decir y pedir en la oración
A veces nos encerramos en nosotros mismos pidiendo cosas y ayudas para esta vida, olvidándonos de Dios, del prójimo y de las cosas que benefician a nuestra alma.
Cómo hacer oración
Aprende de una manera rápida y amena cómo hacer tu oración diaria con recomendaciones y ayudas prácticas.

En dónde hacer oración
Elegir adecuadamente el lugar para hacer la oración puede determinar un mayor avance en la vida espiritual.















+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++




VIRTUDES HUMANAS

Las virtudes cardinales

Categoría humana

Defectos

Lucha interior



EL TEMPLO

El Sagrario y su significado

La pila del agua bendita

La genuflexión

Saber estar en el templo


LA BIBLIA

Los libros de la Biblia

Escuchar la Palabra de Dios

Aprender a escuchar

Meditar la Palabra

Responder a la Palabra





LA ORACIÓN CRISTIANA

LAS VIRTUDES TEOLOGALES

LOS DONES DEL ESPIRITU SANTO




DIOS PADRE Y CREADOR

JESUCRISTO, CENTRO DE LA VIDA CRISTIANA

LA ACCION DEL ESPÍRITU SANTO

LA IGLESIA CUERPO DE CRISTO



LA FILIACION DIVINA. HIJOS DE DIOS


LA VIRGEN MARIA


EL AMOR A DIOS
EL AMOR AL PRÓJIMO



MANDAMIENTOS
PECADO
TENTACIONES
CONCIENCIA MORAL


PENITENCIA
EUCARISTÍA




TRABAJO PROFESIONAL

APOSTOLADO: SERVIR A LOS DEMÁS

SOLIDARIOS CON LOS MÁS POBRES